al punto2

Por. Isidoro Valenzuela

Todo está resultando tal y como se anticipó desde el mismo arranque de la carrera por la gubernatura de Sinaloa; en el PRI se está pavimentando el camino para hacer ganar la carrera, contra todo pronóstico adverso, a su competidor Quirino Ordaz Coppel. Evidentemente la democracia está resintiendo un trato vil en este proceso.

En su momento, cuando Malova buscó la gubernatura, enfrentó presiones de todo tipo, pues igual no se le quería dejar llegar a esta posición.

Actualmente lo mismo sucede con el profe Héctor Melesio Cuen Ojeda, el candidato del PAS y Movimiento Ciudadano al gobierno de Sinaloa, quien tendrá que lidiar contra amenazas y ataques de todo tipo; tendrá que soportar la campaña de lodo que se le viene encima y que amenaza con sepultarlo.

Si alguien tiene claro quién lleva la delantera en este proceso electoral en Sinaloa es el gobierno federal, quien vigila muy de cerca los acontecimientos de día y de noche.

A cada candidato le tienen inpuestos observadores que se encargan de informar puntualmente sobre las concentraciones de ciudadanos en cada mitin, sobre cantidades y edades, y en base a ello poder tener una evaluación puntual de los avances o retrocesos de los opositores.

En caso de asistir personajes con peso político, buscan disuadirlos y atraerlos a la causa priista; hay mil y una formas de convencerlos.

Para Cuen Ojeda no está resultando nada fácil lidiar con sus adversarios. Él sabe de antemano que se juega el todo por el todo en esta aventura política, pero también sabe que tiene muchas posibilidades de ganarle a su principal contrincante, al del PRI, Quirino Ordaz Coppel.

Sabe que está entre la espada y la pared, y que la presión que se ejerce en su contra no tiene otro objetivo que el de hacerlo renunciar a sus aspiraciones, pero que si logra imponer su liderazgo al frente de miles de sinaloenses que creen en su propuesta o que simplemente sienten que en el PRI se perdió el rumbo y ya no son confiables, se alzará con el triunfo electoral el 5 de junio próximo.

Son tiempos de nuevos liderazgos. Sinaloa se merece el cambio verdadero que se esperaba con Malova y que lamentablemente no se dio.

Con Francisco Cuauhtémoc Frías Castro se están presentando acciones y discursos favorables al cambio tan anhelado, sin embargo no existen condiciones en Sinaloa para que éste llegue a la gubernatura como candidato independiente. Le falta más estructura y a media campaña se observan aislados esfuerzos del grupo de Frías en la promoción del voto.

En el PAN, Martín Heredia, el candidato a la gubernatura de Sinaloa, no enfrenta tantas molestias por parte del gobierno y del PRI, pues saben de antemano que no tiene posibilidades reales de ganarle a Ordaz Coppel, por lo tanto lo dejan que se desplace por todo Sinaloa en completa libertad.

Está claro que el gobierno y el PRI le temen al candidato del PAS y Movimiento Ciudadano, Melesio Cuen, y del tamaño del miedo son las acciones desesperadas que están llevando a cabo en un intento por desanimarlo, desarticular a sus impulsores y promotores, y hacer lo que sea necesario para no dejarlo llegar al 5 de junio a las urnas.

Las Elecciones Sinaloa 2016 para gobernador del estado ya se dieron cuenta que no las pueden sacar adelante los priistas sinaloenses, de ahí que tendrán que recurrir al apoyo de activistas de Sonora, afines al ex gobernador Manlio Fabio Beltrones Rivera, actual presidente nacional del PRI. Estos grupos ya están llegando a Sinaloa y no se sabe de bien a bien como van a cambiar el escenario adverso, y sobre todo que acciones van a aplicar para lograr su objetivo.

De ganar Héctor Melesio Cuen Ojeda en las urnas el próximo 5 de junio tendrá mucho más mérito que el triunfo electoral del actual gobernador Mario López Valdéz, pues se está enfrentando no a un candidato, sino a toda una estructura nacional que está recurriendo a todo con tal de vencerlo, y para ello está uniendo la estructura priista de dos estados; el de Sinaloa y Sonora, porque está demostrado que solos los priistas sinaloenses no pueden.

Si bien a estas alturas el ambiente electoral está demasiado cargado y se tiene la sensación de que terminará mal, con enfrentamientos y atentados violentos entre los grupos que se disputan el poder del Estado, en los días que restan, y conforme se acerque el 5 de junio, se irán cerrando pinzas en contra de los adversarios que le están ganando terreno al PRI y a su candidato, Quirino Ordaz.

Una manera de conocer quien tiene posibilidades de ganarle la gubernatura de Sinaloa al PRI está en quien es el que está resintiendo señalamientos, amenazas y presiones desde el poder gubernamental, y hasta el momento a Cuen Ojeda “no le quitan la vara del lomo”.

 De nuevo los sinaloenses nos vamos a quedar con las ganas de ver una elección limpia, democrática, donde podamos elegir libremente conforme a las propuestas y cualidades de los candidatos, sin la intervención del gobierno y sin presiones ni amenazas desde el poder.

En mi apreciación personal, todo lo que está pasando, como es de dominio público, no le va a servir al PRI en su interés de ganar el 5 de junio, sino todo lo contrario, pues están generando condiciones anímicas entre los sinaloenses a favor del candidato del PAS y de Movimiento Ciudadano.

En otras palabras; se están equivocando de estrategia y con ello están contribuyendo y fortaleciendo indirectamente las aspiraciones de Melesio Cuen. Si no lo creen, al tiempo.

SOBRE FORTALEZAS Y DEBILIDADES.

El PRI tiene el voto duro o militancia comprometida, y suficiente estructura humana para cubrir la totalidad de las casillas, incluso las de la zona serrana, de donde en elecciones anteriores ha sacado a sus candidatos, disque recurriendo a las “urnas embarazadas”, apareciendo votos adulterados.

Está claro que deben tener contemplado en el PAS-Movimiento Ciudadano contar con representantes de casillas que defiendan las urnas y eviten las acciones que con seguridad intentarán sus adversarios si ven condiciones favorables.

Hay quienes aseguran que el PAS-Movimiento Ciudadano no tiene representantes en las casillas que se instalarán en la zona serrana de Sinaloa y eso será aprovechado por el PRI y los llamados “mapaches” para hacer de las suyas y contrarrestar la penetración política del profe Melesio Cuen Ojeda, considerado el enemigo a vencer en las votaciones del 5 de junio.

 

 

PUBLICIDAD

 

 

Facebook Comments
¡Comparte esta nota!