al punto2

Por. Isidoro Valenzuela

El Partido Sinaloense (PAS) hasta el último minuto hizo ajustes en sus planes sin perder su objetivo principal; sumar la mayor cantidad de votos para el candidato a gobernador, Héctor Melesio Cuen Ojeda.

Para afianzar su plan recurrió a todo, incluso hasta arrebatarle sus candidatos a otros partidos políticos, como sucedió con el PRD en Guasave, donde se quedó sin la figura del comentarista radiofónico Ángel Juárez Cervantes, el que sin ruborizarse cambió la camiseta amarilla por la que le ofreció el PAS-Movimiento Ciudadano.

A favor de Juárez Cervantes podríamos argüir que no contaba con el respaldo de algunos líderes amarillos, que rechazaban su imposición como candidato a la Presidencia Municipal de Guasave, y que por lo tanto no solo no votarían por él, sino que incluso no harían campaña a su favor y sí muy probablemente le jugarían las contras.

Para los ciudadanos no queda claro que con tanta facilidad se pueda cambiar de camiseta, como lo están haciendo muchos en todo lo largo y ancho de Sinaloa.

Candidatos independientes que se lanzan por su cuenta sin renunciar a los partidos en los que han permanecido durante muchos años, quienes de esa manera dejan las puertas abiertas para volver de nuevo a sus filas.

Mucho falta por legislar en este sentido. Resulta inadmisible que del PRI salgan militantes y se pasen a otros partidos que los cobijan en tiempos electorales, lo mismo que del PRD o del PAN hagan lo mismo.

En esta capirotada las ideologías de izquierda, centro o derecha quedaron sepultadas. Se le perdió el respeto a los sinaloenses, y con este reacomodo de intereses, pues no se puede hablar de ideologías, el ciudadano que vota no podrá identificar bien a bien a qué partido pertenecen los participantes.

En el PRI, por falta de candidato propio, adoptaron a un militante del Partido Verde Ecologista de México. Durante tantos años jugaron con sus propios líderes, pero por lo visto se agotaron los cuadros internos y se vieron obligados a recurrir a uno prestado para poder competir por la gubernatura de Sinaloa y no quedarse fuera de la contienda el próximo 05 de Junio.

Por el lado del PAN los intereses cupulares en el país obligaron a Ricardo Anaya, presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, a casi desaparecer por completo del escenario político sinaloense, llegando al grado de renunciarles incluso a las candidaturas los que fueron tomados en cuenta en represalia por las decisiones de su dirigente nacional, quien probablemente aparezca por ahí con alguna “casa azul” como premio por sus servicios en el caso Sinaloa.

Debe quedarles bien claro a los panistas que con Martín Heredia no tienen posibilidades de ganar, y que difícilmente le pudieran ayudar los candidatos a alcalde y a diputados, pues tienen sus propios escenarios poco favorables en la mayoría de los municipios.

La obra destructiva que se inició para allanarle el camino al candidato prestado del PRI, el “verde”Quirino Ordaz Coppel, aún no termina. Humilló a no pocos panistas de viejo cuño, que por tantos años presumieron de su muy compactada unidad y su fortaleza ideológica.

En Sinaloa pasarán serios problemas para poder reagruparse y consolidarse, y los que lo hagan nunca olvidarán la vergüenza que les hicieron pasar sus dirigentes nacionales, con Ricardo Anaya al frente, por la forma tan desaseada y su actitud tan servil ante el poder gubernamental, pues muchos coinciden en que su dirigencia panista está atendiendo la línea que le marcan desde Palacio Nacional.

Al final del día, tenemos ante nuestros ojos un Partido Acción Nacional desmoronado, con una militancia desanimada que difícilmente podrá levantar su candidato a gobernador Martín Heredia, y con todo y las expectativas que levanta en Guasave, muy poco podrá aportarle el candidato a alcalde José Luis Leyson Díaz. Incluso le renunciaron varios candidatos al PAN en Sinaloa.

En el PRD el escenario es aún peor. Varios candidatos le renunciaron, y cuando creía que haría un buen papel en los comicios del 5 de junio próximo con su candidato a alcalde Ángel Juárez Cervantes, éste les tiró con la camiseta y se puso otra. En el PRD Sinaloa se están viendo obligados a improvisar con algunas figuras.

En el PRI se están reagrupando y amarrando el voto duro, para de ahí enfocar sus baterías hacia el voto indeciso. El problema para los candidatos del PRI es que tendrán que lidiar con los candidatos independientes que salieron de sus filas.

Tenemos un ejemplo en Guasave, con Eleno Flores Gámez y Francisco Ventura Guerrero, en ese orden. En las candidaturas independientes, al PRI de Guasave por lo menos se le fugarán entre 10 y 15 mil votos, muchos de ellos de los considerados votos cautivos o duros que tanta falta le harán en esta contienda. A nivel estado también le harán falta al candidato a gobernador Quirino Ordáz, independientemente del boquete que le hará el candidato independiente a Gobernador Francisco Cuauhtémoc Frías Castro, quien tiene toda su carrera política dentro del PRI. Miles de votos serán aportados en Sinaloa para Frías Castro, los cuales le harán falta al candidato “simpatizante” del PRI, Quirino Ordáz.

Finalmente el PAS acordó candidaturas comunes con Movimiento Ciudadano para buscar la gubernatura de Sinaloa, con Héctor Melesio Cuen Ojeda al frente,  y para las alcaldías y diputaciones.

Para alcaldes va por Ahome, Patricia López Brits; por Choix, María de Nazaret Villalba Zayas; El Fuerte, Jesús Alfredo Ayala López; por Guasave, Angel Rosario Juárez Cervantes; por Sinaloa (de Leyva) José  Arturo Báez Soto; por Angostura José Manuel “Chenel” Valenzuela López; Salvador Alvarado, Liliana Karina Moraga Inzunza; Mocorito, Jesús Guillermo Galindo Castro, (sobrino de Heriberto Galindo Quiñonez); Badiraguato, Jesús Fidel Cossio López; Culiacán, Robespierre Lizárraga Otero; Navolato, Aarón Hernán Aldana Castro; Elota,Viridiana Camacho Millán; San Ignacio, Arturo Moreno Medina; Cosalá, Carla Úrsula Corrales Corrales; Mazatlán, Giova Camacho Castro; Concordia, Ana Lilia Brito Hidalgo; El Rosario, Margarita Rendón Lora; y Escuinapa, María Marili Orosco Mota.

A excepción de Arturo Báez Soto, en Sinaloa (de Leyva);el ex priista Jesús Guillermo Galindo Castro, de Mocorito; Robespierre Lizarraga, por Culiacan, y José Manuel “Chenel” Valenzuela, de Angostura, habrá que ver quién del resto le arrimarán votos extras al Partido Sinaloense y Movimiento Ciudadano en sus intentos por hacer llegar al profe Héctor Melesio Cuen Ojeda al gobierno del estado y ganar alcaldías y diputaciones.

La seguridad de repetir un gobierno de oposición estaba en la Coalición PAS-PAN. Tras el derrumbe de esta fortaleza, ahora tendrán que lidiar cada quien por su lado en igualdad de condiciones, exprimiendo a más no poder a sus liderazgos internos.

 

 

PUBLICIDAD

 

 

Facebook Comments
¡Comparte esta nota!