al punto2

Por: Isidoro Valenzuela Morales

Está prendiendo la idea entre los aliancistas del PAN y PAS de que sea José Luis Leyson Díaz el candidato a alcalde por Guasave.

Está claro que primero tienen que acomodarse las piezas del ajedrez político, que no es otra cosa que las figuras que habrán de participar por cada uno de los partidos y los grupos internos, para integrar un equipo ganador para buscar la alcaldía y las diputaciones.

El Junior de los Leyson para algunos todavía no tiene estatura suficiente para aspirar a gobernar su municipio, sin embargo su trato con los guasavenses en el desempeño de sus funciones en la actual administración ha sido del agrado de muchos, y me refiero a tirios y troyanos que han tenido contacto con él, y que lo han externado.

En la política también hay visionarios de largo plazo, y anticipándose a la posibilidad de que los Leyson sacaran sus demás cartas para continuar en el poder, le crearon un entorno difícil y le hicieron la vida de cuadritos al actual presidente municipal, con el fin de debilitarlo políticamente, lo que lograron solo a medias.

Para quienes conocen de política está claro que las limitaciones financieras a las que ha estado sujeta la administración actual, que encabeza Armando Leyson Castro, tío de José Luis, no son producto de la incapacidad para gobernar, sino a las restricciones de la administración federal con la finalidad de mermarle fuerza política a un grupo y un partido, el PAN, que le arrebató el poder en este municipio al PRI, cuando pensó que jamás sucedería esto en Guasave.

Los ríos de tinta sobre el tema, a petición de parte, claro, ha estado induciendo la idea de que Armando Leyson Castro ha resultado un fiasco en su segundo periodo de gobierno como alcalde, sin embargo para muchos está más que claro que hay un dique reteniendo el flujo de recursos para la actual administración municipal aliancista.

Si el Kory, como le llaman al alcalde los amigos y uno que otro igualado, como el que escribe, hubiera llegado a la alcaldía impulsado por el PRI, otra fuera la historia; estuviera a punto de terminar su mandato con una imagen agigantada.

De inmediato hubieran resuelto el endeudamiento millonario que dejaron sus antecesores, deuda que, por ser una administración ajena al PRI y al presidente de la República, representó durante todo el periodo de tres años, un pesado lastre para el gobierno local.

Esta situación financiera se ha estado manejando con pinzas y en parte ha quedado resuelta, lo que representaría para el sucesor del actual alcalde, un obstáculo menos para gobernar el municipio, por ello se cree que José Luis Leyson Junior, de llegar a ser candidato y ganar la alcaldía, no tendría mayores problemas para sacar adelante a Guasave.

De aterrizar este proyecto en la ancha pista de la alianza PAN y PAS, donde ya está valorándose la propuesta, estaríamos ante un escenario político muy competido, pues se movilizarían fuerzas políticas que incluso permanecían dormidas.

Porque hay que aclararlo; no solo sería la alianza o coalición entre partidos los que se pondrían en movimiento, sino grupos bien posicionados, como el de los Leyson Castro, que representan una fuerza que abona en mucho a cualquier partido en lo individual o a partidos unificados, como el del PAN y el PAS en este proceso.

En todo, y en la política no se hace excepción, los monopolios son dañinos, por ello debe haber competencia para equilibrar el poder, y para que la cuña apriete, dice un refrán popular, debe ser del mismo palo.

Los Leyson vienen de las mismas entrañas del priismo contemporáneo, y se conocen al dedillo el proceder de su ex partido, y saben por dónde pueden darle electoralmente.

Conocen los grupos que se mueven a su interior y saben como integrarlos a sus programas, como lo hizo con algunos de ellos el alcalde Armando Leyson.

Por otro lado tienen a su favor su facilidad para comunicarse y ponerse de acuerdo con la gente, principalmente los más necesitados, de donde proviene su principal fortaleza, y saben congraciarse con los grupos económicos y políticos activos.

La sangre joven irrumpe en la política, y eso es un ingrediente que renueva el ánimo a muchos.

Todos merecen una oportunidad, es cierto, sin embargo las condiciones imperantes del momento favorecen más a unos que a otros, como sucede actualmente en el caso de José Luis Leyson Díaz.

Héctor Melesio Cuen Ojeda no ve con malos ojos el que sea un elemento joven el que buscara por los aliancistas la alcaldía de Guasave, principalmente si viene de una familia con presencia política relacionada con uno de los hombres mencionados con posibilidades de ser su competidor interno para la gubernatura de Sinaloa, y quien le ha expresado su apoyo al profe, y se ha hecho a un lado en la contienda interna, como ya lo hizo también el panista Heriberto Félix Guerra.

En el PAN, con algunas resistencias internas, aceptarían de buena gana esta candidatura de José Luis Leyson, pues las relaciones que ha cultivado el aspirante y su familia, son cordiales, y ven que es un producto que fácilmente pueden vender entre los electores.

Al definir las candidaturas el PRI y sus coaligados, brinda cierta ventaja a sus opositores, pues ya saben con quién van a competir y las posibilidades que tienen de ganar.

La moneda está en el aire.

cheliss

 

 

PUBLICIDAD

 

 

Facebook Comments
¡Comparte esta nota!