* La glándula tiroides regula la manera en que las personas asimilan los alimentos para obtener sus nutrientes y la energía necesaria para la actividad diaria

 * Si el funcionamiento de la tiroides se altera, se manifiesta como hipertiroidismo o hipotiroidismo

  Culiacán, Sinaloa, a 31 de mayo de 2016.- Una de las causas más frecuentes de visita a la especialidad de endocrinología en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sinaloa es por problemas relacionados con la tiroides, la cual se presenta en dos variantes: hipertiroidismo e hipotiroidismo.

Carlos Mario Jiménez Ricardez, endocrinólogo del Hospital General Regional (HGR) N.° 1 del IMSS en Culiacán, explicó que la tiroides es una glándula ubicada en el cuello, la cual regula la manera en que la persona asimila los alimentos que consume, para obtener sus nutrientes y la energía necesaria para las actividades diarias.

El médico del Seguro Social explicó que cuando la glándula tiroides se afecta, se presenta una alteración del metabolismo que puede manifestarse a través de dos variaciones: hipertiroidismo e hipotiroidismo, padecimientos que deben ser atendidos por un especialista, quien brindará el tratamiento adecuado para cada paciente.

En el caso de hipertiroidismo, el metabolismo es más rápido, se inicia con palpitaciones, el corazón late muy rápido, presenta temblores, calor, pérdida de peso, nerviosismo, ansiedad, irritabilidad, mucho apetito y dificultad para dormir, ya que la glándula tiroides trabaja mucho, detalló el especialista del IMSS.

“(La tiroides) es la directora de la orquesta, al ritmo que trabaja la tiroides, el cuerpo humano se mueve, si fuéramos en un carro digamos que nuestra velocidad promedio debe ir entre 70 y 100 kilómetros por hora en la carretera para ir a gusto; pero cuando tenemos hipertiroidismo la tiroides está trabajando a  alta velocidad, y mientras más alta sea la velocidad, peor nos vamos a sentir”, alertó el médico.

Por el contrario, reveló el endocrinólogo del IMSS, en el hipotiroidismo la glándula tiroides no está haciendo su trabajo de manera normal, lo que ocasiona que la persona que la padece empiece a presentar estreñimiento, cansancio, fatiga, hinchazón, siente mucho sueño y no puede dormir, tiende a aumentar de peso y la piel se vuelve muy áspera.

“En el IMSS nuestro personal médico está capacitado para interrogar e identificar tempranamente algunos de esos síntomas, y ante esos síntomas se pide un perfil tiroideo”, refirió.

El estudio se realiza mediante un examen clínico de laboratorio, a través del cual se miden las hormonas tiroideas que tienen relación con el cerebro, si el resultado arroja alteraciones se puede detectar si se trata de hipertiroidismo o hipotiroidismo, y tratarse de manera oportuna y adecuada, explicó el médico.

El endocrinólogo del Seguro Social señaló que cualquier problema de hipertiroidismo terminará en un hipotiroidismo, puesto que se trata de una glándula enferma que en determinado momento va a dejar de funcionar correctamente, de ahí la importancia de identificar la causa del padecimiento.

El tratamiento para cada persona varía: puede ser desde pastillas de hormonas tiroideas hasta yodo radioactivo, y sólo en algunos casos especiales se recomienda la cirugía.

¿Entonces qué hacemos?, le damos la hormona tiroidea. Así, la persona en vez de esa glándula que tiene en cuello, va a ser una cajita que tenga en su buró y va a tomar una pastilla o lo que requiera, todos los días, cada 24 horas al despertar, con agua natural, tomarse la medicina y con eso le va a servir para estar todo el día de mejor manera”, explicó.

El médico endocrinólogo del IMSS sugirió a las personas que padecen hipertiroidismo adoptar una dieta baja en yodo, evitar la ingesta de sal yodatada, pescado, mariscos, rábanos, col o repollo y soya, así como las actividades excesivas, ya que puede poner en riesgo su vida.

Para las personas con hipotiroidismo, se recomienda una dieta normal, con una ingesta adecuada de yodo, uso adecuado de sal yodatada, incluir en la alimentación el pescado y los mariscos dos o tres veces por semana, ocasionalmente brócoli, repollo y rábanos, así como retomar la actividad física diaria, puntualizó.

 

PUBLICIDAD

 

 

Facebook Comments
¡Comparte esta nota!