Por:  Manuel de Atocha Rodríguez Larios

VUELO DE ANTECEDENTES.- En 1930 los antropoarqueólogos Carl Sauer y Otto Brandt, descubrieron, en el norte de Sinaloa, la presencia de extraordinarios desarrollos culturales especialmente notables por sus elaborados trabajos de alfarería  pintada. Sin embargo fue hasta 1938 cuando el arqueólogo, también norteamericano, Gordon F. Ekholm investigó y excavó, cerca Chorohui, casi junto a la casa de don Ramón Valdéz, una elevación, evidentemente artificial. Resultó que era un túmulo funerario el cual registró en su bitácora como Sitio 117.

 Ahí descubrió más de doscientos entierros y varios centenares de piezas arqueológicas prehispánicas: jarras, platos y cuencos de cerámica pintada, objetos de alabastro, cascabeles de cobre fundido, pipas, malacates para hilar algodón, collares, brazaletes, cuentas de turquesa, y muchos otros objetos tallados en concha, hueso y piedra.

 Surgió así la maravillosa prueba de un  pueblo altamente civilizado que Ekholm denominó “Cultura Guasave”.

Desde entonces Guasave señala la frontera norte de la Mesoamérica prehispánica. El Museo de Historia Natural de Nueva York exhibe muchos de estas piezas en una sección dedicada a la Cultura Guasave donde exhibe muchos de estos objetos y en el Museo Nacional de Antropología de Chapultepec vi una exposición de algunas piezas.

VUELO COMUNICANTE.- El Ayuntamiento tomó la decisión de señalar oficialmente la importancia cultural del lugar donde excavó el Dr. Ekholm y convocó a los pueblos Yoremem quienes coincidieron en señalar que, siendo ese un lugar habitado por sus mayores, debe considerarse sagrado convinieron en celebrar cada año un acto conmemorativo exclusivo de los pueblos Mayo-Yoremem. ¡Magnífico! Guasave comenzará a ser reconocido por propios y extraños como el asiento de la mayor civilización prehispánica del noroeste de México. En hora buena.

VUELO CONGRATULANTE.- A pesar de que Guasave tiene sólidas condiciones para reforzar el área cultural, hasta hace poco tiempo carecía de un museo. Existe un museo instituido e implementado por la familia Cervantes Castro. Además, no obstante las dificultades por las cuales atraviesa el Ayuntamiento guasavense, consiguió recursos financieros etiquetados como un fondo para la construcción de un museo, Será una de las dependencias anexas al Centro Cultural que tiene Guasave sobre el malecón “María del Rosario Espinoza”.

VUELO INFORMANTE.- Todos los objetos arqueológicos encontrados en territorio mexicano son propiedad de la Nación; nosotros, quienes tenemos alguno somos solamente depositarios y por cierto no se pueden dejar de herencia. Qué mejor que donarlos a un museo donde se exhiban proclamando la grandeza de la Civilización Guasave. Habrá, claro, quien se pregunte si esas piezas no se perderán o serán robadas. Yo diría que no porque al entregarlas el  Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) certifica la entrega formal y las depositará en el Museo, de acuerdo con los protocolos determinados en la Ley. Este columnista cedió al INAH más de cuarenta piezas prehispánicas, algunas de las cuales tuvo en custodia más de veinte años, piezas que conseguimos entre el ingeniero David Escárrega Cota, el ingeniero Teodulfo Fierro Terrazas y este mismo servidor las cuales nos fueron cedidas por varios guasavenses. Habrá que pensar en el asunto.

 Mañana, viernes ocho de julio, a las nueve de la mañana, el Ayuntamiento de Guasave, realizará una acto oficial en el Sitio 117, (Casa de don Ramón Valdés, cerca del poblado Chorohui) lugar donde el Dr. Gordon Ekholm encontró los vestigios de la gran Cultura Guasave.

 La invitación formalmente dice “… presentación y difusión del acuerdo del H. Cabildo Municipal que reconoce la existencia de los pueblos originarios, establece fecha en el calendario para conmemorarlo y da el reconocimiento de la ubicación física, geográfica, histórica y arqueológica del Sitio 117.” Como guasavense me congratulo de que la Cultura Guasave se reconozca oficialmente; se defina el punto donde estaba el gran tesoro arqueológico de Guasave, la cual ha sido difundida mundialmente tanto por las excavaciones del Dr. Ekholm como de los trabajos de investigación del Dr. John P. Carpenter investigador en Arqueología Guasave.

 

PUBLICIDAD

 

 

Facebook Comments
¡Comparte esta nota!