* El sodio en exceso ocasiona sobrepeso, lo que obliga a hígado, riñones y corazón a trabajar por encima de sus niveles normales

 * Altas cantidades de azúcar –glucosa- generan daños en riñón, corazón, ojos, nervios y páncreas

El consumo de sal y azúcar es necesario para el buen funcionamiento del organismo; sin embargo, ingerir en exceso estos nutrimentos puede traer diversas complicaciones en corazón, riñones y la microcirculación, además de estar ligados a padecimientos crónicos.

En los módulos de Medicina Preventiva del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se brinda orientación sobre las cantidades idóneas del consumo de sal y azúcar, de acuerdo al estilo de vida de cada persona.

El jefe de Prestaciones Médicas del IMSS en Sinaloa, Cecilio Oest Dávila, señaló  que el consumo abundante de azúcar puede ocasionar enfermedades degenerativas, como la hipertensión y diabetes, padecimientos que además se registran a edades cada vez más tempranas. Consumirla de forma prolongada, da como resultado altos niveles de glucemias, condición que al mantenerse por mucho tiempo, puede causar daños en riñón, corazón y ojos, entre otros órganos.

En caso del consumo excesivo de sal en la alimentación, agregó el médico del IMSS, puede ocasionar retención de líquidos, lo que conlleva al aumento de peso, lo que obliga a órganos como hígado, riñones y corazón a trabajar por encima de sus niveles normales. El consumo desmedido de sodio eleva la presión arterial y ocasiona enfermedades renales, hepáticas e insuficiencia cardiaca.

Oest Dávila detalló que un consumo saludable de sal es de aproximadamente cinco gramos al día, mientras que de azúcar la porción ideal varía de acuerdo con la condición y estado de salud de cada persona, aunque es común que la población se exceda en el consumo de la misma.

El médico del Seguro Social exhortó a la población derechohabiente a acudir a los módulos PrevenIMSS, ubicados en las Unidades de Medicina Familiar (UMF), donde personal profesional en nutrición y dietética les brindará una dieta personalizada y orientación sobre un estilo de vida saludable, a través de la activación física, sana alimentación y detección oportuna de enfermedades.

Chécate, Mídete, Muévete… Recuerda, más vale PrevenIMSS.

 

PUBLICIDAD

 

 

Facebook Comments
¡Comparte esta nota!