En Guasave ya salió la convocatoria para renovar sindicaturas y comisarías municipales, son muchos y muchas los que desean ser la primera autoridad de su terruño y para eso ya andan encampañados; las redes sociales se han llenado de buenos samaritanos, de esos que regalan desde un bat o hasta un balón para salir en la foto y que todos le besen la mano por la gran dadivosidad del futuro candidato, otros con más power y billete, traen maquinaria raspando calles y podando césped en los estadios, usurpando funciones del gobierno, pero en estos procesos todo se vale porque no hay una ley que se los prohíba por ser un proceso interno del municipio; cada sindicatura trae varios gallos y seguramente este plebiscito dará mucho de qué hablar, aunque dicen que los partidos políticos no deben de participar ( si Chuy), es obvio que se irán hasta el eje para ganar espacios que en un futuro les pueda redituar en votos, pero también este proceso está ayudando a que algunos “Chaqueteros o changos mecateros”, saquen sus uñas y después de pertenecer a un partido que le dio “todo”, de última hora lo abandona y se cambia de color, para ser parte ahora de un partido de la transformación, como Arturo seguramente serán Barrios, pero así es esto, cuando ven hundido su barco se salen para subirse a otro, lo que quieren es sobrevivir y si es del erario público mejor. ¿Pero después del plebiscito qué? Los que no ganen pero que andaban trabajando con todo, ¿Lo seguirán haciendo? ¿Seguirán llevando exámenes médicos gratis a su comunidad? ¿Volverán a raspar las calles y a podar el césped de los estadios? Obvio que no, la historia no los marca así, solo es campaña, cada pueblo conoce perfectamente quién sirve y quien no en su comunidad, el gobierno dice que no partidos, entonces cada ciudadano puede levantar la mano, que el pueblo elija de manera libre, que ponga y que quite, esta es una oportunidad inédita, que se escojan a los mejores hombres y a las mejores mujeres de cada rincón del municipio, los pueblos necesitan serviciales, no vividores; gestores, no traidores; trabajadores, no políticos; ya son otros tiempos, seguramente en cada sindicatura y en cada comisaría, ya tienen bien ubicado a sus participantes, saben de que “pata cojean”, por lo pronto agarren lo que le están dando, solo usted sabrá por el que estará votando, si usted se equivoca, seguramente después se estará quejando. 

 

PUBLICIDAD

 

 

Facebook Comments
¡Comparte esta nota!