Por: Rosario Antonio Ramírez

El billar a tres bandas consiste en hacer carambolas. Se considera carambola cuando la bola jugadora golpea las otras dos bolas en la misma tirada. Pero para que sean válidas, la bola jugadora tiene que haber tocado como mínimo tres bandas, que pueden ser diferentes o repetirse, antes de golpear la segunda bola.

Así en esta descripción queda clara la estrategia que hizo el presidente de la República Andrés Manuel Lopez Obrador, con su Reforma Eléctrica, una jugada política magistral a tres bandas.

En la primera pegada evidenció a los diputados federales que de antemano ya sabía que los tenía en contra y de contra golpe, en la segunda bola prácticamente aniquiló a los partidos contrarios a su proyecto de nación y a quienes habrán de disputarle la presidencia en el proceso que viene.

La Reforma Eléctrica pareciera que se hizo arriba de una mesa de billar, y mientras se armada la jugada donde seguramente iban a salir perdedores, ya se pensaba en la revancha e iban sobre la nacionalización del litio mexicano.

Y así fue, ante la opinión pública el gran perdedor fue López Obrador, pero políticamente, el presidente destrozó a los diputados que puso de traidores al país y de pasada, pulverizó a sus respectivos partidos políticos.

El PRI aunque se ha defendido como gato patas arriba diciendo que esa reforma atentaba contra el medio ambiente y la economía de los mexicanos, lo cierto es que, el mexicano se ha sentido agredido por considerar que no tendrán un apoyo particularmente en el servicio de energía eléctrica.

Los diputados que le votaron en contra a esa Reforma Electrica, los miran como “apestosos” en sus terruños y más de uno, tardará meses en pisar su solar por miedo al escrutinio público de sus pueblos.

Pero hay que ir más lejos, los diputados federales han salido raspados por seguir la línea de sus respectivos partidos y para demostrarle al presidente AMLO y a su partido morena, que ellos unidos, son más fuertes y que van por méxico, pero en la realidad, los más debilitados fueron los propios diputados y diputadas.

¿Unidos son más fuertes? No, no es cierto, porque los contrarios al presidente son fuerzas políticas minoritarias por separado, al PAN por ejemplo, ya no lo miras ni en las mesas del café, es un partido que existe pero como que no existiera.

¿El PRI? Los mejores tiempo del tricolor hace mucho que pasaron, los priistas que le quedaban de fuerza y talante, ya son de morena, a conveniencia si usted quiere, porque muchos como las ratas, brincaron cuando el barco ya estaba haciendo agua.

¿Movimiento Ciudadano con daño colateral? Este partido es la segunda bola del billar, todos los demás diputados y sus partidos representan la primera bola, el presidente, tenía que pegarle al movimiento Naranja en un golpe Perfecto para aniquilarlo y así lo hizo.

Jugada de tres barandas, si el presidente realmente hubiera querido que la Reforma Electrica pasara, hubiera pasado, en México todo es posible, para todo hay mañas y formas, pero el prefirió jugar, puso la bola en juego, en el primer impacto se llevó la primera bola hasta la baranda y con ella a los diputados y diputados que les votaron en contra y que fueron sacrificados ante la opinión pública.

En el recorrido de la bola, en el primer rebote a la baranda, AMLO le pegó al pueblo informándoles que no habrá mejoras en el costo de la energía por culpa “de los traidores” y eso enardeció al mexicano.

La bola “blanca” siguió su recorrido y en la segunda baranda, golpea fuertemente a los partidos políticos que vendrán a buscar la presidencia de la República en el 2024.

Pero el tercer golpe es fatal, golpea la segunda bola, y con eso cava la tumba de grandes prospectos políticos que prácticamente ya se miran en la presidencia de la República, deja por los suelos a un partido Movimiento Ciudadano que en los últimos meses ha sonado fuerte como adversario y desnuda a un PRI que ya solamente respira por su herida y no por su fortaleza.

López Obrador no ha perdido, solamente subió a la mesa del billar a sus próximos adversarios para saber hacia dónde iban a correr al momento de iniciar el juego, los evidenció y exhibió para empezar su debilitamiento.

Ya ha comenzado el juego político, el asunto del Litio era cosa juzgada y así cómo estaba planchado el asunto, así hubieran operado lo de la Reforma Electrica, pero el interés era otro y a los diputados y sus partidos que votaron en contra, solo los hicieron bailar la música que ya estaba afinada para polka.

El presidente nos había tenido engañados a todos los mexicanos, siempre nos había dicho que le gustaba y que le entendía al juego del béisbol, pero jamás nos había comentado que era tan bueno para jugar billar y mucho menos, de una manera tan profesional para jugar carambola de tres bandas. 

 

PUBLICIDAD

 

 

Facebook Comments
¡Comparte esta nota!