“No se trata de que sea necesario conseguir algo, sino de que es necesario salirse de donde se está”. marguerite Duras

Por: Rosario Antonio Ramírez

Son señales muy malas las que se están viendo en contra del Partido Sinaloense (PAS), cuyo propietario legal es el secretario de salud del gobierno estatal Hector Melesio Cuen Ojeda, las renuncias de dos alcaldesas emanadas de este partido son dos golpes seguidos en el hígado, que si bien no lo alcanza a tumbar por su propia fortaleza, si lo dobla del dolor político, porque esto da la pauta para que otros actores políticos de esta empresa llamada PAS vayan observando que abandonar el pesebre no los mata, sino que los fortalece y más si se acomodan en Morena, el partido que ahora dice que las puede de todas, todas.

Primero fue Carla Corrales, la presidenta municipal de Cosalá, una mujer que se desvivía y vivía solo para Cuen y el PAS en su primera administración municipal 2016-2018), hoy de nueva cuenta tiene esa responsabilidad por su mismo partido en alianza con Morena, pero sus sentimientos y lealtad han cambiado hacia su líder moral y político, por la ambición de pertenecer a un partido que si bien ahorita está en el poder, pero como dice la canción “nada es eterno en el mundo”.

Cero y van dos

Hoy lunes 14 de marzo en conferencia de Prensa la alcaldesa de El Rosario, Claudia Liliana Valdez Aguilar, hizo pública su renuncia al partido que la llevó a la victoria en las pasadas elecciones, pues consideró que el Partido Sinaloense ¿ya no va acorde a sus principios?.

¿Cuales son los principios del partido que no se están cumpliendo y que las está llevando a la renuncia en vez de negociaciones?

Ante la opinión pública se ven como traidoras al partido que las llevó al poder, ahora se deslindan y se alinean al gobierno estatal, y es que desde hace mucho tiempo se decía que, el día que el PAS empezara con sus alianzas partidistas ese día comenzaría a morir en la entidad.

¿Quien sigue? ¿Los regidores como Romeo Gelinec en Salvador Alvarado que el PAS le dio las espaldas en días pasados por las declaraciones misóginas? ¿Los diputados locales? ¿Cuantos rounds aguantará Cuen?.

Ambas mujeres coinciden en sus declaraciones que el presunto responsable es el presidente estatal de este partido Víctor Corrales Burgueño, si fuera una especie de golpeteo mediático para sacarlo de la dirigencia, no habría entonces necesidad de debilitar la estructura pasista, sin embargo, el mensaje es evidente, debilitar el PAS y desde la óptica pueblerina, sería observar un partido en franca caída para proyectos futuros y de manera particular para la figura de Hector Melesio, quien ve pero no ve que, por mantenerse en una estructura donde ya da tufos de que apesta, su partido se está tambaleando, coincidentemente el fuego inició en el sur del estado, seguramente en la semana llegará al centro y en los próximos días, en el norte el fuego no tarda en iniciar desde Salvador Alvarado.

Al PAS le están incendiando el rancho y no hay quien sofoque el fuego, desde al año pasado ya le tiraban las primeras antorchas encendidas y nadie le prestó atención, a nadie se le olvida el conflicto del alcalde de Mazatlán con Cuen y el PAS, partido que por cierto lo postuló al Químico para su reelección y del cual también se deslindo.

En febrero de este año a Cuén Ojeda se le fueron las cabras al monte y dijo que su proyecto era ser gobernador de Sinaloa, el revire le vino rápido del tercer piso y Rocha pidió respeto a su gobierno y que quien tenga aspiraciones que se vaya del gobierno. ¿ Así o más claro?

En las últimas participaciones políticas, el PAS a venido de más a menos, sus números son claros y las posiciones que actualmente tiene en la entidad fueron por sus alianzas y no por sus triunfos como partido local.

Cuen Ojeda ya no siente lo duro sino lo tupido. 

 

PUBLICIDAD

 

 

 

 

Facebook Comments
¡Comparte esta nota!