Ante la ausencia de la Secretaría de Educación Pública y Cultura en los planteles educativos del municipio de Guasave y ante las diversas carencias que se tienen en estos lugares, los padres de familia y alumnos han encontrado la fórmula de solución con la toma de los planteles educativos.

Los madruguetes en el cierre de escuelas por parte de los inconformes han impedido el acceso a todo el personal, desde docentes, administrativos e intendencia, pero también han provocado la suspensión de las clases en todos sus niveles.

Algunos planteles tomados particularmente por padres de familia son liberados unas horas después de haberlos cerrados, pero otros han permanecido días con candados puestos en las puertas hasta que las autoridades toman cartas en el asunto y brindan las respuestas que originaron el conflicto.

En Guasave ya no es una ni dos las escuelas cerradas por los padres de familia, los alumnos ahora se están sumando a sus padres para alzar la voz en contra de la SEPyC y del ISIFE, esta última responsable de la infraestructura educativa en Sinaloa.

El problema denominador es la falla y la falta de energía, no en el suministro, sino en los sistemas obsoletos con los que cuentan algunas escuelas, ya sea por su antigüedad o por la incapacidad de conducción del cableado ante el aumento de la carga eléctrica y el consumo.

Las viejas instalaciones eléctricas y los transformadores de algunas subestaciones escolares, prácticamente han tronado, convirtiendo las aulas en un horno e impidiendo las clases, como recién sucedió en el Kinder “Rodolfo T. loaiza”, donde los Padres y madres de familia tuvieron que impedir la circulación sobre la Calle Doctor Luis de la Torre, una de las arterias viales principales de Guasave para poder ser atendidos y escuchados.

La semana pasada los Padres de familia también tomaron las instalaciones del Kinder “Josefa Ibarra Bastidas”, ubicado en la colonia Makarenko, ahí también piden mejoras al plantel y personal de intendencia, después de la manifestación fueron atendidos por inspectores de la SEPYC.

La misma historia la vivieron los
Alumnos del Telebachillerato de El Varal, que hasta bloquearon momentáneamente la carretera Guasave-León Fonseca en exigencia de contar con energía eléctrica y mejores condiciones en su escuela, después de eso, fueron atendidos.

La historia más reciente que seguramente no es la última, la vivieron ayer padres y madres de familia, que junto con sus hijos tomaron las instalaciones de la escuela Secundaria Técnica número 4 de la colonia Ocoro, paradójicamente, ubicada a espaldas del edificio de los servicios regionales del Petatlán de la SEPYC.

La pregunta sería, ¿Tendrá la SEPyC la necesidad de dejar llegar las cosas tan lejos para poder dar atención a los oficios y peticiones que les realizan en tiempo y forma?

Es lamentable que la secretaria de Educación Pública en Sinaloa Graciela Dominguez Nava, no tome cartas en el asunto de principio, es evidente la falta de empatía hacia los alumnos que sufren al no recibir una educación de calidad y bajo mejores condiciones, por la mala calidad de la infraestructura en los planteles educativos de la entidad.

Cada vez que los padres de familia toman y cierran una escuela para exigir una mejor calidad en la educación de sus hijos, evidencian públicamente a un gobernador que ha buscado las formas de ofrecer a los estudiantes sinaloenses un espacio digno para que reciban sus clases, pero la falla es evidente desde la SEPYC, señal inequívoca de que alguien no está haciendo la tarea que le corresponde.

El modus operandi es infalible, los padres de familia ya le agarraron el modo y ya no van a parar, ¿Cuál escuela sigue? ¿Seguirá la Secretaría de Educación Pública y Cultura sin trabajar a favor de los educandos?

Es necesario que Graciela Dominguez Nava, se ponga a trabajar, las escuelas en Sinaloa son una bomba de tiempo, no por los padres de familia que las están cerrando, sino por lo obsoleto y antiguo de sus infraestructuras, así como
sus instalaciones eléctricas ya caducadas. 

 

PUBLICIDAD

 

 

Facebook Comments
¡Comparte esta nota!