Guasave, Sinaloa, 08 de febrero del 2017.-Las permanentes fugas de aguas negras en diferentes puntos del casco urbano, mantiene a la ciudad sumida dentro de una burbuja hedionda, causando asco y una mala impresión entre propios y extraños.

Aunque la presidenta municipal Diana Armenta Armenta, al principio de su administracción dió el banderazo para arreglar varias fugas de aguas negras, dejó fuera de estas reparaciones varios puntos importantes los ubicados en el barrio el chorrito al final de la transitada calle Dr. Luis G. De la Torre al entronque con el río Sinaloa, la calle Benigno Valenzuela esquina con Corregidora y esta última donde también hace esquina con la Norzagaray.

Sin olvidar la añeja fuga ubicada por la calzada Raúl Cervantes Ahumada, antes de llegar a Callejones de Guasavito y el drenaje sanitario tapado en el sector de la Ford por el boulevard 16 de Septiembre.

Cabe destacar que sobre el 16 de septiembre ya se agotó la vida útil de esta obra, las autoridades han rehuído a su renovación total y solo se concentran en extraer los desechos con los camiones Vactor cada vez que se satura la tubería, como si con esto fuera suficiente porque el problema persiste de manera constante.

Una de las grandes promesas de campaña de la hoy alcaldesa, fue precisamente que al llegar a su mandato acabaría con estas fugas para cambiar la imagen de la ciudad, así como resolver el asunto del drén San Juachin, sin embargo, a más de un mes de su administracción, la varita mágica no le ha funcionado porque Guasave sigue en las mismas, con olor a caño.

 

  

 

PUBLICIDAD

 

 

Facebook Comments
¡Comparte esta nota!