al punto2

 Por: Isidoro Valenzuela

“Amenazan” las auditorias a la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Guasave; sería interesante conocer los resultados, siempre y cuando el gobierno hiciera este tipo de trabajos a fondo, que contemple a la administración actual, que encabeza como presidente Armando “Kory” Leyson Castro, y de una que abarque los tres que le antecedieron.

Tendríamos que agregar que se escarbe muy bien y se abra la cloaca que está tapada y se aplique todo el rigor de la ley a quienes resulten responsables de los malos manejos que ha resentido la paramunicipal, que para muchos guasavenses se tiene la impresión que ha servido como caja chica al Ayuntamiento desde siempre, y de ser autofinanciable, la han convertido por intereses de tipo político, en un servicio descuidado, deficiente y muy oneroso para los usuarios.

De pronto y después de un largo silencio en el que se mantuvieron los diputados guasavenses Jesús Burgos Pinto y Ramón Barajas López, aparece un emplazamiento formal contra la Jumapag, a escasos días de que se registren las votaciones para gobernador, para diputados locales y para alcaldes de Sinaloa.

Para muchos que conocen un poquito de las perversidades de la política, esta acción pudiera estar siendo auspiciada por los mismos diputados locales que poco o nada se habían preocupado por Guasave en los tres años que estuvieron como representantes de los guasavenses en el Congreso del Estado, y hoy entran en acción, en lo que se ve como una intentona más de restarle fuerza política a los Leyson, contra quienes han hecho de todo, con tal de que no sigan siendo gobierno en este municipio.

La otra versión es que los diputados Jesús Burgos Pinto y Ramón Barajas López no tenían intención de moverle al asunto, porque sabían de antemano que iban a salir raspados, pero que sus líderes priistas los obligaron a empujar esta acción en contra del actual alcalde para generar menosprecio de los electores contra el candidato del PAN a la alcaldía, José Luis Leyson Díaz, su sobrino, a quien por lo visto le ven posibilidades de ganar la elección este 5 de junio.

Está claro que el temor de los diputados locales estaba fundado, pues no se hizo esperar la respuesta del presidente municipal Armando Leyson Castro, quien rápido brincó al ruedo y se defendió de las acusaciones que se están haciendo en su contra.

A las afirmaciones de que se le han entregado a su administración los recursos que corresponden a los trabajadores de la Jumapag y que con justicia están reclamando, El Kory Leyson respondió que tales dineros no le fueron entregados, y los emplazó a que informen donde quedaron los millones de pesos que aseguran se hicieron llegar al municipio.

A esta raspadota de la que sabían de antemano que se arriesgaban Burgos y Barajas, le agregó de propia boca el alcalde Leyson Castro que precisamente estos diputados en su paso por la presidencia habían endeudado al Ayuntamiento y abultado el número de trabajadores sindicalizados.

Se extrañó Leyson de la “preocupación” que ahora muestran los diputados por servir a sus representados empujando este tipo de investigaciones que los involucra directamente, si durante su periodo como legisladores no hicieron gran cosa por traerle beneficios a los guasavenses.

Lo de la Jumapag es un caso muy manoseado, y se saca a relucir según el interés de los grupos que se disputan el poder político en determinado momento, como sucede en esta ocasión.

Como ciudadano y como usuario de este servicio, vemos con beneplácito que se ponga orden en dependencias de gobierno como lo es la paramunicipal, e incluso que se actúe con todo el rigor contra quienes hacen mal uso de los recursos que ahí se recaban por esta prestación, pero que se haga no con el interés de influir en un proceso electoral como el que está por concluir, sino para darle al ciudadano certeza de que se está haciendo buen uso de los dineros en el gasto de salarios y prestaciones de los trabajadores, y en l renovación de la infraestructura que ya agotó su vida útil y que exige su reposición.

Con lo de Jumapag no va a pasar nada;  se llegará al acuerdo de dejar pasar lo que ahí se ha hecho en los últimos 12 años de gobierno municipal; se le va a echar tierra, y para adelante.

Lo saben Burgos Pinto y Barajas López; a ellos menos que a nadie les conviene que se investigue de bien a bien y a fondo lo que ahí ha pasado en todos estos años, aunque, insisto, ojalá y se metieran en serio y se llegara hasta las últimas consecuencias contra quien resulte responsable de alguna irregularidad.

A esta investigación se le tendría que agregar obras millonarias en infraestructura de drenaje y pluviales, como lo del dren San Joachín.

A mi ver, es parte del terrorismo electoral en el que se ha estado incurriendo en Guasave, cuyo objetivo en parte pudiera estarse dando en el ánimo de los votantes guasavenses, que han comentado al que escribe que en momentos han aceptado de los promotores del PRI que si no gana “la dianita” Guasave y sus habitantes resentirán el desprecio del presidente Enrique Peña Nieto, quien no autorizará recursos para este municipio como castigo.

En verdad desilusiona este tipo de estrategias de campaña que aleja al ciudadano de las urnas, pues se genera en ellos el que “para qué, si de todos modos gana el PRI; y si gana uno de la oposición, lo van a relegar y marginar; que se están viviendo los peores procesos electorales y momentos peores que los de hace 30 o 40 años, y que si no hacen cosas peores, es porque tienen miedo a generar un conflicto mayor que harte a la sociedad y los expulse del poder.

A estas alturas ya todo está dicho, y lo que se hagan los principales actores políticos en contienda,  en muy poco hará cambiar la intención del voto en las urnas este domingo 5 de junio.

Demasiado tarde quisieron hacer su aportación al PRI y al que manda desde el centro del país los diputados Burgos y Barajas, a punto de dejar el cargo e irse a la fría banca si pierde su partido la gubernatura y la alcaldía de Guasave.

EL PAN QUIERE CICATRIZAR HERIDAS

El Comité Ejecutivo Nacional del Partido Acción Nacional está sosteniendo reuniones con la dirigencia estatal que presidía Adolfo Rojo Montoya hasta antes de que los proyectos político-electorales del PAN en Sinaloa amenazaran el triunfo de los candidatos del PRI a la gubernatura y a las alcaldías y diputaciones locales.

Todo marchaba tan bien a favor de la oposición en Sinaloa, al grado de que los aliados no le dejaban nada al PRI en las posiciones que estarán en juego este 5 de junio, que obviamente debió recurrirse a una elección de estado, con la intervención del que manda desde Los Pinos, quien maniobró a través del mismo presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés, para disolver una alianza que ya estaba casi amarrada con el Partido Sinaloense (PAS), creyendo que con eso se eliminaría el riesgo de fracaso electoral de Quirino Ordaz Coppel, lo que logró solo temporalmente y a medias.

Lo cierto es que las posibilidades de ganar en las urnas la gubernatura, las alcaldías y diputaciones eran casi nulas con las alianzas que los opositores estaban armando en contra del PRI; le vieron las orejas al lobo y se vieron obligados a recurrir a cuanto han tenido a la mano para no pasar por ese trago amargo.

Retomando el caso de los intentos de reconciliación que está llevando a cabo con su equipo Ricardo Anaya en Sinaloa, pudiéramos decir que esto no cambiará en mucho la apreciación que tienen los sinaloenses de la intervención gubernamental en el proceso electoral de Sinaloa, y que dicho dirigente panista se prestó al juego por alguna factura pendiente o bien porque recibirá un beneficio a cambio en lo futuro.

Y si alguien le ha metido en la cabeza a Ricardo Anaya de que él puede ser Presidente de la República y que bien vale la pena sacrificar a su partido y a su gente de Sinaloa, está muy lejos de la realidad, pues no es dividiendo ni mucho menos debilitando a sus militantes como logrará este objetivo, si acaso lo tiene pensado.

Lo dicho. El PRI debiera ganar la elección de gobernador en Sinaloa, y por qué no, alzarse con el carro completo, pues no han escatimado en acciones de todo tipo y en derroche de recursos económicos y materiales para lograrlo.

Las urnas ya están listas, y la moneda sigue en el aire. Nada para nadie. La encuesta definitiva  será el 5 de junio; ese mismo día por la tarde sabremos qué comentario periodístico estuvo más apegado a la realidad. Espera el que escribe ganarse ese privilegio y honrar así a El Comunicador Sinaloense que me brinda este espacio.

A LOS SINALOENSES LES DECIMOS; PREPÁRENSE PARA VOTAR POR QUIEN CONSIDEREN LA MEJOR OPCIÓN PARA SINALOA Y CADA UNO DE LOS MUNICIPIOS,Y HAGAMOS GANAR A LOS MEJORES.

 

PUBLICIDAD

 

 

Facebook Comments
¡Comparte esta nota!