Guasave, Sin.- Cuando llegó a estas tierras benditas, bañadas por el viejo Petatlán, desde la comunidad La Virgen, a unos 32 kilómetros de la cabecera municipal, Mocorito, en aquel lejano 1967, jamás pensó que su destino estaba en enseñar los trucos del béisbol, a los más pequeños, peloteritos entre ellos algunos que todavía no cumplen los tres años. Fue en la naciente liga de béisbol Infantil, creada por el Club Hulama San José, cuando le confiaron el primer selectivo, la categoría 7-8 años, para acudir al extinto Distrito Federal, donde de 48 equipos, logró el octavo lugar. Berthila Gámez de Contreras a la distancia rememora aquellos tiempos cuando acudió la organización sanjoseína, con su hijo Aurelio, de escasos 7 años de edad, para que practicara el llamado rey de los deportes, para que un año después, en 1988, convertirse en mánager, gracias al impulso del profesor Miguel Ángel Gaxiola Villa (q.e.p.d.). De ahí en adelante, combinando las labores del hogar, con esta que se convirtió en su apasionante actividad, ha trabajado sin descanso. Su mayor satisfacción, acudir al estadio con sus dos nietos, amén de su récord personal, difícil de igualar, los 10 regionales ganados en forma consecutiva, desde 2006 en categorías pañalitos, y la paciencia que se requiere para atender a los más “menuditos” de la cadena beisbolera. Agregue usted, los dos campeonatos nacionales logrados por su hijo, en Puebla y Chihuahua, en categorías 14 y 15 años, respectivamente, además de dos títulos, también de talla nacional en la Pañalitos, ya como timonel de la nave, logrados en Chihuahua en 2007 y El Fuerte en 2012. De 1987 a 2005, formó parte del San José, y desde entonces a esta temporada 2015-2016, se encuentra comandado el selectivo pañalitos en la organización Linces, que por cierto busca el onceavo título regional consecutivo, bajo la batuta de Gámez de Contreras. Nacida en auténtica tierra de buenos músicos, toca guitarra, armónica y tambora, en sus ratos libres, para diversificar sus múltiples actividades.

¿Qué se necesita para enseñar los trucos del béisbol?

Se necesita mucha paciencia, a veces se agota, pero hay que entender que están muy chiquillos, algunos no cumplen los tres años, pero paso a pasito se logran las cosas, ahora mis nietos, ya van a la categoría escuelita y me quiero ir con ellos, creo que ya me lo merezco.

¿Nadie le ha dicho quédate en la casa, que haga un break en esta actividad?

A veces mi familia me dice qué porqué no descanso, incluso mi esposo me dice, cuando me muera, seguramente vas a decir hay vélenlo, yo regreso más tarde, en ocasiones faltas por algún compromiso social, pero tiene que ser muy poderoso, para dejar de ir al béisbol, si hay loza sucia, la lavo como a las diez de la noche, la lavadora la dejo trabajando, en fin, tengo que organizar muy bien mis actividades, fuera del béisbol, un deporte que me apasiona.

¿Jugó béisbol en alguna ocasión en torneo organizado?

Yo empecé en  mi rancho, lo jugábamos con pelota de trapo, con un triángulo como estadio, luego cuando llegué a Guasave, viví a la bajada del puentón en el barrio IPIS, llegan los Algodoneros y todos los del barrio nos íbamos a verlos, gracias a que una persona nos llevaba boletos a regalar, me casé en 1975 con Aurelio, que también le gusta el béisbol, de modo que no hubo escapatoria, mis hijos Aurelio y Berthila, también se volvieron amantes de este deporte, pero recuerdo que béisbol organizado no lo jugué, convivíamos en el San José ya terminados los entrenamientos de los niños, jugando softbol entre los padres de familia, jugué con Natalio Palma, con la “Tesorito” Bernal, pero cuando se hicieron ligas de softbol, dije a lo mejor me lesiono, vale más seguir entrenando peloteritos.

¿Qué le falta al béisbol Infantil?

Creo que falta apoyo de la autoridades, en el aspecto de los estadios, porque en algunas ocasiones hemos ido en autobuses del Ayuntamiento y muy a gusto, ojalá hubiera mucho camiones, nos han apoyado también económicamente, pero a veces no alcanza, por ejemplo el nacional de este año en pañalitos será en Minatitlán, Veracruz; no podremos ir en esta ocasión, porque nomás de puro autobús son 90 mil pesos, vamos a esperar a que el nacional sea más cerca, también considero que se deben regular los sonidos locales en los estadios, por ejemplo ahora que estamos yendo a Los Mochis, hay mucho ruido, si hay una jugada le tienes que decir  a los niños a donde tiren o que jugada, conviene, pero ahí no se oye nada, este fin de semana es juego muy importante, vamos a comentar este asunto.

 ¿Qué opina que vayan terceros lugares a los nacionales?

No deberían de ir, porque algunos terceros lugares de toda la república, en ocasiones no ganan ni un partido, pero si sus papás los quieren foguear está bien, los que si deben de ir son los subcampeones, porque a veces pierdes porque la pelota botó mal, siendo buenos equipos.

¿Cómo ve que algunos clubes profesionales se adjudiquen la formación de beisbolistas?

Pues en realidad ellos son los que le dan trabajo, los comercializan, pero mal que bien, la formación se les da en las organizaciones de béisbol infantil, los padres de familia, que siempre están al pendiente en los estadios, ahí es donde se encauza al peloterito, quizá ellos “pulen” las facultades que trae cada individuo, pero de eso a que sean los formadores, no lo creo.

Alguna anécdota que nos pueda comentar:

“Bueno, el béisbol me ha llevado a diferentes parte del país, Puebla, Minatitlán, Distrito Federal, Ciudad Juárez, Tijuana y Chihuahua, ya los conocía, y en una ocasión llegamos a Puebla, pedimos comida, no sabíamos que les gustaba con mucho picante, es la primera vez que pagamos y no pudimos comer, y en lo deportivo en Minatitlán teníamos la casa llena de rivales, salió una rola a segunda, le grité a mi peloterito, que pisara primera, aprovechando que el corredor que iba a la inicial había trastabillado, el ampáyer marcó el tercer out, pero dijo que la carrera contaba, le dije que por ser out forzado no era así, le dije que una jugada de apreciación no le iba a discutir, pero una de regla sí, porque antes de ir a un nacional, nos llevamos el librito y en las noches a repasarlo, lo que me preocupaba es que pensara que no sabía de qué se trataba.

Algo que nos quiera comentar finalmente:

Quiero aprovechar para agradecer todo el apoyo que me ha brindado toda mi familia, en especial a mi esposo Aurelio que siempre está conmigo, para que pueda seguir en este apasionante deporte, a Alejandro Salomón mi sobrino que participa en Primera Fuerza, al profe Miguel Ángel por todos sus consejos, que siempre nos decía apoyen a su equipo no se metan con las porras, a todos, a los clubes San José y Linces, te repito a todos los que de alguna forma me han ayudado y han colaborado para que yo siga en el béisbol.

13452981_253331621705484_1763973793_o

 

 

PUBLICIDAD

 

 

Facebook Comments
¡Comparte esta nota!