Por: Mario López Berrelleza

Como si no nos faltara con toda esta bola de p… vendepatrias, hoy entramos en una burbuja de, desesperación y descontento, a una que posteriormente, va a ser nuestro dolor de cabeza cotidiano: el consumo de energía eléctrica de nuestras viviendas y empresas.
Al llevar a cabo la aprobación de las reformas que el país ”necesitaba urgentemente”, el Presidente de la República Enrique Peña Nieto, llevó a cabo una labor de convencimiento con la sociedad para que estuviesen de acuerdo con el proyecto de “cambio” que buscaba para el país.
Nada más alejado de la realidad. El Presidente le mintió a los mexicanos. Así de sencillo. Fue solo un embaucador aliado/patiño de los grandes intereses capitalistas, importándole nada su desprestigio personal, familiar, político y social.
Los mexicanos le creyeron al presidente mentiroso que tenemos y las consecuencias están a la vista de todos: 2015 fue la fecha del primer señuelo: se bajaron las tarifas solo para las apariencias y en este final del 2016, se acaban de aumentar las tarifas residenciales en un 7 % y las empresariales hasta el 14 %, tremendo chingadazo para estas últimas que son las que generan los empleos del país.
En ese sentido, poco le importa en estos momentos a Enrique Peña Nieto lo que de él piensen los mexicanos, en estos momentos, viene la segunda parte del plan que ya se ha echado a andar: que se presente la inconformidad de los mexicanos por el alza y proponer a la vez, la existencia de empresas privadas dedicadas a la venta de energía eléctrica, en pocas palabras, la eminente privatización de CFE.
Así fue en estos casi 4 años de gobierno de Peña Nieto a los capitales extranjeros: la entrega del país y de su trasero por nada. Simplemente los mexicanos perdieron la enorme oportunidad de avanzar en su entorno económico por un Presidente que poco le importa la sociedad y sus problemas.
Finalmente, váyase preparando para lo que se viene. Habrá una campaña mediática para exponer las “bondades” de que el sector privado extranjero se encargue de venderle la energía que Usted ocupa… y sin chillar por favor.
PD. Por cierto, CFE se encuentra ya en un estado de parálisis en todos los sentidos, lista a regalar sus activos para desaparecer por siempre.

 

PUBLICIDAD

 

 

Facebook Comments
¡Comparte esta nota!